Qué es el Aceite de semilla de Girasol usado en la Cosmética

El aceite de semilla de girasol es un tipo aceite vegetal saludable cuyo único ingrediente son las semillas de girasol. Estas semillas provienen de los famosos girasoles y de ellos se extrae este aceite, que posee un alto contenido nutritivo.

Las semillas de girasol son una fuente de vitaminas y minerales. Además, contienen antioxidantes y ácidos grasos esenciales, todo ello muy beneficioso para nuestro organismo.

Beneficios del Aceite de semilla de Girasol

Para la piel 

•Previene y actúa contra al Acné: Este aceite funciona como antiinflamatorio y mejora el aspecto de los granitos que salen en el rostro. Además, es antibacteriano y su contenido en vitamina E permite tratar la irritación y cualquier impureza en la piel.

•Tratamiento Antiedad: el beta-caroteno presente en estas semillas fortalece nuestra piel y la hace más resistente a los rayos del sol. Además, sus vitaminas combaten las arrugas y mantienen la piel tersa y joven.

•Hidratante: el ácido linoleico que se encuentra en este aceite aporta una hidratación casi milagrosa. Además, este aceite cuenta con un elemento clave, el cobre, necesario para mantener una piel sana.

Para el cabello

•Previene caída y estimula el crecimiento: la vitamina B que contiene este aceite de semilla de girasol combate la caída del cabello hasta conseguir eliminarla. Además, estimula el crecimiento gracias a su alto contenido en Zinc y vitamina E, que ayudan a reforzar el cabello y a que crezca más rápido.

•Hidratante: Posee propiedades nutritivas que proporcionan al cabello una dosis extra de hidratación.

•Ayuda a mejorar el aspecto del cabello dañado: repara el cabello que ha sufrido daños por el calor y por tratamientos químicos.

Ahora que ya conoces sus beneficios no dudes en utilizarlo, ¿Cómo?

Utilízalo como limpiador al final del día: aplica unas gotas sobre tu rostro y masajea, retira con un algodón humedecido. 

Utilízalo como mascarilla capilar: aplica antes del lavado de tu pelo unas gotas de aceite de girasol sobre las puntas, deja actuar 30 minutos y lava tu cabello. 

Utilízalo como hidatante corporal añadiéndole unas gotas de tus aceites esenciales faviritos, recuerda aplicarlo sobre la piel limpia y aún húmeda. 

Este aceite casi milagroso al alcance de todos aporta a nuestra piel y cabello beneficios que la cosmética «artificial» no logra alcanzar. 

¿Por qué no probarlo?

0