0 Items
Seleccionar página

GRANADA, SÍMBOLO DE BELLEZA EN TU PIEL

La granada es un delicioso fruto que se cultiva en Grecia desde la prehistoria. “Púnica granatum”, de acuerdo con su nombre en botánica, tiene hermosas hojas brillantes y nos deja llamativas flores rojas y frutos. La granada es símbolo de la belleza y fertilidad. En Grecia, el día de Año Nuevo la gente rompe una granada en la entrada de su casa y, si las semillas se dispersan, entienden que será un año de fortuna.

Son bonitas por fuera, sorprendentes por dentro, nacen de unas flores preciosas, están riquísimas, huelen de maravilla, llenas de propiedades para la salud si las consumes y de beneficios para la piel si lo usas de manera tópica; son la “joya de invierno”. El único inconveniente, pelarla y sacar los granitos!. Pero en éste post nos vamos a centrar sólo en sus usos en cosmética natural.

¿ Qué tiene ésta fruta para ser tan buena?

La granada es rica en ingredientes como vitaminas B5 y C, potasio, polifenoles, que realzan la belleza y la vida de la piel. Es una buena fuente de ácido elágico y antioxidantes, que son útiles en la destrucción de los radicales libres. El aceite de semillas de granada para la piel puede ser considerado como un “elixir de la juventud”, ya que contiene ácido punícico, un ácido graso omega 5, que es eficaz en la regeneración celular y la proliferación. Retrasa considerablemente el proceso de envejecimiento. Por otra parte, también es rico en fitoestrógenos y es fuente de CLA.

¿ Qué propiedades tiene en la piel?

  • Mejora la piel seca. La piel seca es un problema muy común, ya sea temporal (por estrés, cuestiones climáticas u otras) o bien de forma permanente. La absorción profunda de éste aceite mejora notablemente la piel seca y la hidratación que provee también es destacable.
  • Previene el envejecimiento, manchas en la piel y arrugas. Las propiedades antiinflamatorias que poseen los ácidos grasos luchan contra los radicales libres, ayudando a mantener tu piel joven por más tiempo. Reafirma el tejido de la piel y permite recuperar la flexibilidad y elasticidad naturales.
  • Previene infecciones. Las propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas ayudan a tratar infecciones en la piel. Desde heridas leves hasta la psoriasis pueden ser tratadas con aceite de granada y con buenos resultados.
  • Mejora la cicatrización. Si ya había una razón para usar este extracto en heridas leves, el incentivar la cicatrización hace que su uso sea casi obligado. Aplica sobre las heridas, este aceite no arde y además calmará un poco el dolor.
  • Mantiene la piel suave. El hierro que contiene la granada ayuda a la absorción de oxígeno, lo que hará que tu piel esté más suave y fresca.
  • Limpia tu rostro. Su contenido de flavonoides y ácido punícico nutren la piel y la limpian profundamente. Para mejores resultados aplica aceite de granada mezclado con otros como el de coco u oliva, agrega azúcar y aplica sobre la piel humedecida con agua tibia, para llegar profundamente a los poros.
  •  Añade brillo y lustre del pelo. Semillas de Granada han demostrado no sólo hidratar el cabello sino también nutrirlo dando como resultado un cabello brillante.

¿Cómo se puede utilizar en cosmética?

Para incluir sus beneficios en productos cosméticos se ha de extractar, obteniendo un jugo con alta concentración de polifenoles y antocianidinas (pigmento responsable del color rojizo de algunas frutas), cuya actividad antioxidante es mucho mayor que la del vino tinto o el té verde. En concreto, se puede utilizar como extracto puro de granada o como aceite de las semillas de granada.

Es el componente estrella en muchos de nuestros productos; como tónicos, sérums de rostro y cabello,..

¿Acostumbráis a utilizar la granada en vuestro cuidado de la piel? ¿ o preferís simplemente disfrutar de su sabor?